Tener relaciones sexuales cuando se está esperando un hijo es algo que, además de sano, es muy positivo para mantener la armonía de la pareja en un momento de cambio. Por otro lado, cuando una mujer está embarazada es una auténtica fábrica de hormonas. La líbido corre a raudales por todo su ser y no hay quien detenga las ganas. Las mujeres embarazadas se excitan más rápido y viven el sexo con más intensidad por ese motivo.

Sin embargo, cuando con la prominente barriga dejas de poder verte los pies, aparecen las dificultades para mantener relaciones sexuales. Que si así no llego, que si así me molesta, que si de este lado qué incómodo, que si ¡ay! que me ha dado un tirón (tu pareja al intentar darte la vuelta), etc. Por eso te presentamos. Por eso te traemos tres opciones TOP que siempre serán un acierto seguro para que el placer sea total.  

El perrito de toda la vida:

Es aposición en la que tú estás a cuatro patas y tu pareja se sitúa detrás de ti. La forma más natural de echar un polvo. La barriga quedará abajo y tus brazos y piernas repartirán su peso por todo tu cuerpo. Apenas te tienes que mover, ya lo hace él. Solo disfruta.

posturas sexo embarazada

Déjate comer:

Te tumbas relajada y vislumbras su cabeza acercándose despacio y sinuosamente hasta tu sexo. Y le dejas hacer. El cunnilingus de toda la vida no sabe igual para ninguno, sabe mejor. A ti te supone poco esfuerzo y mucho placer y él te saboreará como siempre mientras acaricia tu preciosa nueva barriga. El placer y la ternura llevados a climax.  

posturas sexo embarazada

La posición andrómaca:

Ya sabes, te pones encima con las piernas flexionadas sobre la pelvis de él, que está tumbado. Es muy estimulante para ambos y poco cansada para ninguno. Si el embarazo está ya demasiado avanzado y tu barriga es pesada, puede ser que las piernas te den algún fallo en los movimiento. Que no cunda el pánico. Él puede ayudarte a moverte empujando las caderas con las manos.

posturas sexo embarazada