Vale. Habéis terminado con la cena. Estaba riquísima. La compañía, inmejorable. La conversación, agradable. La iluminación y la música, estudiadas, perfectas. Felicidades, ha salido todo de lujo. Aunque todavía falta un detalle para redondear la noche.

¿Sexo? Sí, obviamente.

Pero no me seas impaciente, que pareces virgen. Primero pon el broche a la cena, prepara el terreno como es debido antes de pasar a la acción. Con clase, con categoría, con buen gusto.

Sí. Aquí tienes algunas ideas de postres afrodisiacos. Fáciles de preparar y de consumir, porque el sexo sí que alimenta. Bon appetit, mon amour!

 

Tiramisú

Una delicia. El cacao y el amaretto (licor a base de hierbas) son los ingredientes imprescindibles de este clásico y también de tu indiscutible triunfo. Acompáñalo de canela y luego me cuentas, cuando recuperes el aliento.

 

Fresas con chocolate

 Este archiconocido postre, debido a sus componentes y estimulantes naturales, es altamente excitante y sensual. Pero, ojo, porque además puede saborearse directamente sobre el cuerpo de tu amante. Estáis para comeros. Dale caña.

 

Frutas exóticas

Estimulan la imaginación sexual (pero no seas bestia, no hablamos de plantarle a tu pareja un plátano en la cara). Maracuyá, mango, frambuesa. Incluso aguacate si te atreves. Exprime el jugo de la pasión. Si añades un toque de regaliz, el deseo estallará en el ambiente. Pobres vecinos, la que les espera.

 

Cócteles

¡Alegría! Un buen St Germain, por ejemplo, acompañado de fresas, pimienta y cava, os subirá al séptimo cielo. Eso sí, no os paséis o terminaréis contando chistes, imitando a Chiquito de la Calzada o durmiendo como angelotes. Concentración. No hemos venido a empinar el codo. Estamos a lo que estamos.

 

Ya ves, hay decenas de ideas para postres afrodisiacos. Los hay elegantes, picarones, sólidos, líquidos… Puedes cotejarlo en la red, y añadir este o aquel ingrediente a las recetas, hacerlas a tu manera… Pero lo importante, como siempre, será la actitud. Las ganas.

 

Dale sabor a vuestras fantasías y lo mejor de la cena no será el postre…

Lo mejor será el postre del postre.