Ligar en la red está de moda. Ya apenas quedan detractores de las apps para conocer gente. ¡Ay, el móvil! Qué lujazo llevar en el bolsillo una lista tan amplia de posibles experiencias. ¿Experiencias que caben en un bolsillo? Anda, ¡igual que los Tokkets!

Tinder, Meetic, Happn… Son maravillosas. Un mar rebosante de gente interesada en conocerte y, con suerte, acabar contigo en la cama. Sólo necesitas un perfil y, como por arte de magia, un amante puede surgirte en cualquier momento. Desliza un dedo y espera a que una notificación haga brillar la pantalla de tu móvil. Ahora, ligar es coser y cantar.
Sin embargo, mi caso con Berta (nombre ficticio) fue bastante más casual. Ni ella ni yo buscábamos nada. Yo mantenía activa, y todavía mantengo, como tanta gente, una cuenta en Instagram. Fotos de lugares chulos, objetos que me gustan, algún selfie que otro, pequeños textos que acompañan a mis fotos… Todo muy de andar por casa. Servidor no es precisamente un influencer. Ni ganas.

Pero, ay. Bendito el momento en que publiqué aquella foto con mi hermana, que había venido de visita desde Londres. Berta, enseguida, me escribió un DM. Era mi follower desde hacía años y nunca me había visto con una chica. Un nervio de celos le recorrió la espalda y no dudó en escribirme. Abiertamente, me preguntó si aquella chica era mi novia.

No diré que su DM me cambiara la vida (aún es pronto para saberlo) pero si puedo afirmar que, de momento, me ha cambiado el mes de septiembre. La misma semana de su DM quedamos para una cerveza. Nos gustamos. Nos besamos. Compartimos un Tokket a la luz de las velas. Concretamente un Lubricante Efecto Calor Base Acuosa, enriquecido con Extracto de Jengibre y Aceite Orgánico de Aloe Vera. Tan ricamente.

Y así, casi sin parar, hemos estado desde que Berta me escribió el famoso DM. Resulta que tenemos mucho en común: los viajes, el cine europeo, la comida japonesa, los paseos en bici y, cómo no, el gusto por introducir novedades en nuestras relaciones. Salimos a Tokket por cita, no digo más.

Por eso, yo aviso. Mucho ojo. Para ligar en Internet, Tinder o Meetic no son estrictamente necesarios. Será suficiente Instagram y que tu hermana venga de Londres. El resto lo harán tu encanto personal y tus Tokkets. Doy fe.

 

Fdo: Iván