¿Alguna embarazada en la sala?

¡Enhorabuena!

Por el hijo también, claro. Pero nos referimos sobre todo al sexo del que vas a disfrutar estos meses.

¿Sexo durante el embarazo?

Pues claro, esto ya lo sabe todo el mundo: en tu estado se pueden tener relaciones PERFECTAMENTE. Rompamos de una vez por todas con supersticiones y antiguos  tópicos sin fundamento. Tú, a disfrutar. Si tu médico no te dice lo contrario, durante el embarazo puedes mantener relaciones sexuales, y muchas.

Segunda cuestión: ¿hasta cuándo puedes? Claro, no es lo mismo tener un garbanzo en el vientre que de repente verte con una tripa enorme, que parece que vas a dar a luz a Falete. Pues bien, apunta: puedes mantener relaciones sexuales hasta el final, hasta justo antes de romper aguas.

Como decíamos, hay muchos mitos alejados de la realidad. Por ejemplo, la ciencia ha demostrado que la estimulación sexual no provoca abortos ni nada parecido. Como mucho, lo que te provocará será un orgasmo.

Y otra: el sexo durante el embarazo NO daña a tu futuro hijo. Una membrana sella el cuello del útero, protegiéndolo. El pene nunca alcanzará al bebé: por muy orgulloso que esté el propietario de su tamaño, jamás irá más allá de la vagina. Mira a tu pareja a los ojos y díselo claramente: “Antonio, querido, relájate: podemos estar tranquilos a pesar de tus portentosas medidas”.

Ten en cuenta que para algunas mujeres las relaciones son incluso más placenteras durante el embarazo. ¡Atrévete a probar y a conocer más sobre ti misma!

Cosa distinta es que no te apetezca. Esto también puede pasar. Estás cansada, el deseo ha disminuido, la pareja puede resentirse, a la vuelta de la esquina espera una gran responsabilidad… Es una época de cambios profundos, físicos y emocionales, y eso influye en el estado de ánimo. Que no panda el cúnico. Como siempre, con empatía y buena comunicación todo mejorará, incluidas tus relaciones.

Desde aquí solo nos queda darte la enhorabuena. Ya sabes, por el embarazo y también por el estupendo sexo que te espera. 

¡Felicidades!