Para mí, el mundo se divide claramente en dos tipos de personas: las que ya han probado los lubricantes y las que deberían probarlos. Todas las estadísticas lo dicen. Y no sólo las estadísticas: ay, si los colchones hablaran. Pero no cabe duda: no hay aliado mejor que un buen lubricante para que experimentes en el sexo, ya sea en solitario, en pareja, o con más personas si así lo deseas (al sexo no hay que ir cerrado a conocer gente).

Deja que el morbo fluya: verás como tu satisfacción sexual, en caso de que uses lubricantes, aumentará ostensiblemente. Si el sexo está ahí para que lo disfrutemos, entonces ¿por qué no sacarle el máximo partido? No es necesario esperar para ver los efectos positivos del lubricante en las relaciones: sus beneficios se hacen notar desde el momento en que pasan de la mano al cuerpo. Qué maravilla. A mí mismo, fíjate, mientras escribo esto, sólo con imaginarlo me dan ganas de levantarme de la mesa (¿a ti no?) e irme corriendo a poner en práctica uno de mis juegos sexuales favoritos. Ejem, ejem. Perdón. Sigo escribiendo, que estoy trabajando.

Analicemos en profundidad: ojo, porque como todo en la vida, no vale cualquier lubricante, igual que no vale cualquier canción para hacer el amor ni tampoco cualquier ropa interior para la primera cita. You know what I mean. Pues eso, ya que te pones, ponte lubricante de calidad. O, dicho de otro modo, ya que te pringas, ponte un lubricante que no pringue. Las partes íntimas de los seres humanos son muy importantes, trátalas como se merecen.

¿Conoces la máxima que dice que en el sexo hay que tratar las partes íntimas de la otra persona como te gustaría que trataran a las tuyas? Nuestros lubricantes están elaborados con los mejores ingredientes y, todos ellos, con una base de agua termal que, entre otras virtudes, tiene la de ser extremadamente cuidadosa con la piel. Es agua de lluvia que se filtra por el suelo y arrastra, a través de él, los beneficios de los minerales de todas aquellas rocas que recorre. Seguro que te suena. Muchas marcas de belleza la utilizan en sus productos, porque son conscientes de su poder hidratante para humedecer, desmaquillar o fijar el hidratante, cicratizar, etc. Y así, siendo conscientes de lo importante de la hidratación natural de la piel, nuestros Tokkets están hechos con agua termal. Porque para piel sensible, la que tú y yo sabemos.

Y ahora es momento ahora de recordar (que nunca viene de más hidratar también la memoria) otros beneficios de los lubricantes Tokkets que harán que las paredes de tu habitación tiemblen de nuevo en tus relaciones. Así de primeras:

  • No manchan.
  • No estropean los preservativos.
  • Cuidan el PH de la piel.
  • Son perfectamente compatibles con otros juguetes sexuales de silicona.

Y todo gracias a que, entre otras cosas, el sexo es tan natural como el agua misma. Como decíamos, el gel lubricante de tus Tokkets está compuesto de agua termal tratada: un compuesto isosmolar con la misma concentración de sales que las células del cuerpo humano (ese tuyo también, ese mismo con el que tanto disfrutas). De este modo tus partes íntimas (y la de quien tú quieras) estarán permanentemente hidratadas. Su tacto es sedoso (¡y sensual!), su olor es estimulante (¡y sensual!) y el placer que te aporta es único (¡y sensual!). Y paro ya, que esto parece una canción de King África.

Más higiénicos, cómodos y fáciles de llevar a cualquier parte, tus Tokkets vienen presentados en formato de monodosis, y pensados para que cada uno de tus encuentros sexuales sea per-fec-to. Ya hemos dicho que tú eliges con quién y cómo hacer uso de ellos en función de tus gustos y preferencias. Y recuerda que para el sexo no hay dos personas iguales, pero también que todas las personas deberían, por su bien, probar los Tokkets. ¡Que el sexo fluya! ¡Es la alegría de la vida!

Y tú, ¿has probado ya Tokkets? ¿Quién te los dio a conocer? ¿O fuiste tú quien se los descubriste a alguien? ¿Te hicieron la ola? ¿Te han prometido ponerte un piso o levantarte una estatua? Tus Tokkets pueden cambiarle la vida sexual a más de uno. ¡Cuéntanos tu experiencia (que no es poca)!