Ay. Me miro en el espejo. “Me gustarían unos glúteos más trabajados.” Claro, como todo el mundo. “Ojalá tuviera un abdomen más definido.” Lógicamente. “Lo que daría yo por un cuerpo más fibroso, más musculoso.” ¿Te crees distinta al resto? Quien más, quien menos, todos nos vemos a nosotros perfeccionables. Pero… ¿Y lo que no se ve?

¿Y los músculos del suelo pélvico?

El suelo pélvico no es un tipo de tarima para el salón. Tampoco baldosas nuevas para la cocina. Afortunadamente, no se trata de meterte en reformas. Es tu vagina la que queremos que rinda más. Y tú dirás: “y yo también, no te fastidia”. Pero no se trata de aumentar tu actividad sexual (que también), sino de mantener en forma unos músculos esenciales para la salud de la mujer en todas las etapas de su vida.

Yo ya lo hago. En mi bolso, igual que llevo mis Tokkets (son tan asiduos allí como las llaves de casa, los preservativos o el pintalabios), he adoptado la costumbre de llevar mi ejercitador de suelo pélvico, también de Toka.

Maravillas que me aporta:

  1. Previene la incontinencia. Mucho ojito. Un suelo pélvico fuerte hoy es un suelo pélvico civilizado mañ Que las alegrías que te dan hoy tus órganos más íntimos no pasen a ser disgustos en el futuro. Más vale prevenir que limpiar. No daré más detalles, que lo mismo estás desayunando.
  2. Eleva la calidad de mis relaciones sexuales. Oh, sí. Por si lo anterior te pareciera poco, toma nota: ¿quieres orgasmos como pianos de grandes? Fortalece tus músculos favoritos y haz que tiemblen las paredes de tu dormitorio. Mis pobres vecinos no habían escuchado orgasmos así desde los 60 (la llegada de la píldora a España también provocó inmensas alegrías).
  3. Mi ejercitador de suelo pélvico Toka está hecho con una silicona súper suave y agradable para la piel. Es totalmente liso, en absoluto agresivo para el cuerpo que, muy al contrario, agradece su tacto sedoso. Esto es de verdad entrar en el siglo XXI, y no el Twitter de mi cuñ
  4. Su diseñ Ergonómico, con anilla de extracción fácil. De una sola pieza, sin juntas ni uniones que estropeen el momento ni estropeen nada. Hiper-higiénico, para que nada arruine el que, ya verás, se va a convertir en uno de tus mejores momentos del día.

Fíjate, ¡cuánta felicidad cabe en tu bolso! Porque all you need is… un ejercitador del suelo pélvico. Y el amor vendrá después, a toneladas.